Cómo rezar - Crear un tiempo sagrado para la oración

Rezar, Crear un hábito diario de oración católica es uno de los primeros pasos más importantes en el crecimiento espiritual de los católicos. Si no rezas, no tienes realmente una relación con Dios. Los hábitos se basan en la naturaleza humana. La buena noticia es que existen algunos principios bien establecidos para crear buenos hábitos. Crear hábitos siempre es un trabajo duro, pero estos principios pueden facilitarlo.

Uno de estos poderosos principios es el uso de activadores psicológicos. Los desencadenantes son cosas que ya están en su entorno y que pueden recordarle que debe realizar el hábito. La creación de un espacio sagrado para la oración católica es un poderoso desencadenante para crear un hábito de oración. Reservar un tiempo sagrado es un factor detonante aún más importante.

¿Qué entendemos por "tiempo sagrado"? La palabra "sagrado" está relacionada con las palabras "consagrado" y "santo". Estas palabras significan "ser apartado para un propósito especial". Las personas consagradas tienen un papel especial en la Iglesia (o en la alianza del Antiguo Testamento). Apartamos las cosas santificadas y no las utilizamos para fines profanos. Piensa en el cáliz en el que se guarda la preciosa sangre de nuestro Señor. Nunca cogerías uno y le echarías una lata de Coca-Cola. Eso sería una afrenta a su propósito especial. Por lo tanto, tener un "tiempo sagrado" es reservar tiempo para el propósito especial de estar en intimidad con Dios. Hacer que ese tiempo sea tan especial que nada más pueda invadirlo.

Reservar un tiempo sagrado para la oración nos aporta tres cosas importantes.

Tabla de Contenido

    1. Convierte el momento del día en un desencadenante del hábito de la oración.

    ¿Sabes que tu cuerpo "sabe" cuándo es la hora de comer, aunque no tengas mucha hambre? Dios no creó nuestros cerebros para que llevaran la cuenta de los minutos y las horas del día como un reloj, pero sí nos dio un sentido del flujo del día. El término psicológico es "ritmo circadiano". Nuestros cerebros pueden llevar la cuenta de cuándo es el momento de hacer ciertas cosas, como comer o echarse una siesta, beber una taza de café o salir a correr; cuando estas cosas se convierten en hábitos, nuestro cuerpo las encaja en el ritmo circadiano. Así que rezar a la misma hora todos los días le ayudará a encajar la oración en su ritmo circadiano. Se convierte en parte de tu vida, tanto física como espiritualmente.

    2. Rezar a la misma hora todos los días hace que sea más fácil encajar los desencadenantes adicionales en su hábito.

    Como rezar o rosário de nossa senhora? - Nossa Sagrada Família

    ¿Qué hace inmediatamente antes de la hora elegida? Esta actividad puede convertirse en un desencadenante. Mi hora elegida es de 9:00 a 10:00 de la mañana. Esto es inmediatamente después del desayuno. Tengo la costumbre de alargar mi segunda y tercera taza de café después del desayuno cada mañana. Así que si uso mi tercera taza de café para pasar del desayuno a la oración, mi café se convierte en otro desencadenante de mi hábito de oración.

    3. Crear un tiempo sagrado te ayuda a combatir uno de los obstáculos más comunes para la oración: la distracción.

    Por definición de rezar, debemos proteger el tiempo sagrado de nuestra rutina diaria. Apaga tu teléfono móvil. Apaga tu correo electrónico. Apaga la televisión y la música (excepto la música sagrada). Deshazte de todas las distracciones posibles. Esto creará un tiempo sagrado. Y el acto de crear un tiempo sagrado te ayudará a concentrarte en tu oración.

    ¿Sabes qué? El propio esfuerzo de crear un tiempo sagrado para la oración es un acto de oración. Es como si un amigo despejara su agenda para pasar un día contigo. Te sientes especial. Te sientes amado. Este es el tipo de regalo que le haces a Dios cuando te esfuerzas por crear un tiempo sagrado.

    Conclusión: Esta poderosa estrategia es sólo una forma de utilizar los activadores para crear un hábito de oración significativo.

    Y una gran manera de comprometerse a crecer en la oración y la espiritualidad es crear hábitos que abran tu corazón a lo que Dios quiere hacer en ti a través de su gracia.

    Y una forma fácil de desarrollar estos hábitos es utilizar una plantilla de comportamiento probada.

    Así que me gustaría invitarte a recoger un conjunto de plantillas de comportamiento que pueden ayudarte a desarrollar un hábito importante en cada una de las cinco áreas clave de la espiritualidad católica.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    oracionescatolcas.me/ ©2021. Todos los derechos reservados Aviso Legal Politica de Cookies Politica de Privacidad Contacto