Oraciones a Santa Marta

oraciones a santa marta

Son varios los motivos por los que los creyentes acuden a Santa Marta (dominadora de ofrendas) a través de la oración.

Tabla de Contenido()

    ¿Quién fue Santa Marta?

    Santa Marta, o Marta de Betania, era la hermana de Lázaro y María de Betania. De acuerdo con los preceptos del Nuevo Testamento, se cree que Santa Marta hospedó en su casa a Jesús en más de una oportunidad, e incluso fue testigo de la resurrección de su hermano Lázaro.

    El hecho de que Santa Marta haya abierto las puertas de su casa a Jesús, ha generado que se lo considere como un acto de servicio, razón por la cual se asimila su imagen y se la hace llamar, comúnmente, Patrona de los hogares, hoteleros, casas de huéspedes, amas de casa y demás personas dedicadas al servicio de la familia, el hogar y el prójimo.

    Sin embargo, muchos creyentes acuden a ella también para rezar y pedir por causas urgentes, ya que de la historia cristiana se puede ver que, gracias a su creencia y con sus súplicas pudo ver la resurrección de su hermano Lázaro.

    ¿Cuáles son las oraciones que podemos rezarle a Santa Marta?

    Si quieres acudir a ella para pedirle las fuerzas necesarias para atravesar momentos difíciles, puedes pronunciar alguna de las siguientes oraciones para que pueda conceder tu petición.

    Oh Santa Marta milagrosa,

    me acojo a tu amparo y protección entregándome a ti,

    para que me ayudes en mi pena,

    y en prueba de mi afecto y agradecimiento,

    te ofrezco propagar tu devoción.

    Consuélame en mis penas y aflicciones,

    te lo suplico por la inmensa dicha que alegró tu corazón

    al hospedar en tu casa de Betania al Salvador del mundo;

    intercede por mí y por toda mi familia

    para que conservemos siempre en nuestros corazones

    a nuestro Dios viviendo en su gracia

    y detestando toda ofensa contra El;

    para que sean remediadas nuestras necesidades

    y en especial esta que ahora me aflige

    (Realiza tu petición con fe).

    Te suplico me ayudes a vencer las dificultades

    con la fortaleza con que venciste,

    por el poder de la Cruz,

    al dragón que tienes rendido a tus pies.

    Así sea.

    Amén

    _____________________________________________________

    Oh Santa Marta dichosa,

    que tantas veces tuviste el honor y la alegría

    de hospedar a Jesús en el seno de tu familia,

     de prestarle personalmente tus servicios domésticos,

    y que juntamente con tus santos hermanos Lázaro y María Magdalena,

    gozaste de su divina conversación y doctrina,

    ruega por mí y por mi familia,

    para que en ella se conserve la paz y el mutuo amor,

    para que todos sus miembros vivan en la observancia de la Ley de Dios,

     y para que sólo Dios, y no el mundo ni el pecado,

    reine en nuestro hogar.

     Libra a mi familia de toda desgracia espiritual y temporal,

    ayúdame en el cuidado de mis hijos y subordinados,

    y concédeme la dicha de verlos unidos bajo la mirada paternal de Dios en la tierra,

    para volver a verles reunidos en las moradas del cielo.

    Así sea.

    Amén.

    _________________________________________

    ¡Oh amada Santa Marta!

    me pongo bajo tu protección y resguardo,

    rindiéndome a tus pies

    por intervención tuya a la

    voluntad de Dios.

    Como muestra de mi fe y amor

    por todas tus bondades,

    te presento la luz de la vela

    que en tu honor prenderé al

    culminar mi oración.

    Consuélame de mis penas,

    intercede por mí y por mi familia,

    para que siempre vivamos

    en la fe de Dios,

    ayúdame para que:

    (Realiza tu petición con fe)

    para que pueda vencer mis

    dificultades y regrese la

    paz y el amor a mi hogar.

    Que así sea.

    Amén

    Algunas personas dedicas al rubro de la hotelería u hospedaje, o que simplemente reciban visitas o huéspedes en su casa, rezan la siguiente oración a Santa Marta para que con sus invitados ingrese armonía y bienestar y para que el mal nunca cruce las puertas hacia su hogar.

    Amable protectora mía, Santa Marta,

    que tuviste la inefable dicha de hospedar a Jesús en tu casa.

    Dichosa tu mansión de Betania,

    bendecida tantas veces con la presencia del Huésped divino,

    y cuyos moradores, tú misma y tus santos hermanos Lázaro y María Magdalena,

     fuisteis tantas veces honrados con las vi sitas de Jesús,

    de su Madre Santísima y de los Apóstoles.

     No permitas, Santa mía, que entre los que se hospedan en mi casa

     haya ninguno que hospede en su corazón al demonio,

    sea motivo de escándalo,

    o atraiga con su mala conducta las iras de Dios sobre mí y mi familia.

    Santa bendita, que viviste en compañía de santos, bendice mi casa,

    bendice a mis huéspedes, para que en todos reinen la concordia y el amor de Dios.

    Ayúdame en el cumplimiento exacto de mis deberes

    y en la administración de mis bienes y negocios,

     para que aún cuando, por mi condición y estado de vida,

    tenga que ocuparme de las cosas de la tierra,

    jamás me olvide que mi patria verdadera y mi último destino es el cielo.

    Así sea.

    ______________________________________________

    Siendo el 29 de julio la fecha festiva de Santa Marta, es una costumbre que, los creyentes, recen ésta última oración los días 29 de cada mes, con la intención de pedir para que en sus casas reine la bienvenida, alegría y buena fortuna.

    Oh Santa Marta milagrosa, me acojo a tu amparo y protección entregándome a ti,

    para que me ayudes en mi tribulación, y en prueba de mi afecto y agradecimiento,

    te ofrezco propagar tu devoción.

    Consuélame en mis penas y aflicciones,

    te lo suplico por la inmensa dicha que alegró tu corazón

     al hospedar en tu casa de Betania al Salvador del mundo;

    intercede por mí y por toda mi familia

    para que conservemos siempre en nuestros corazones a nuestro Dios

    viviendo en su gracia y detestando toda ofensa contra El;

    para que sean remediadas nuestras necesidades

     y en especial esta que ahora me aflige

    (Realiza tu petición con fe).

    Te suplico me ayudes a vencer las dificultades con la fortaleza con que venciste,

    por el poder de la Cruz,

    al dragón que tienes rendido a tus pies.

    Así sea.

    ¿Cómo completar el rezo a Santa Marta para mi petición?

    Junto con estas oraciones, se deberá orar también el Padrenuestro, Ave María y Gloria.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Usamos cookies para mejorar la experiencia de los usuarios en nuestra web. Política de Cookies